Noticias
Cargando...

La Justicia ordenó detener a los padres del niño que murió por un disparo en la cabeza

Un rotundo giro investigativo registró en la jornada de ayer el caso de Rodrigo (12), el niño de 12 años que el martes falleció tras agonizar un día por un disparo en la cabeza, ya que la Justicia ordenó la detención de sus padres y el hecho ahora se investiga como posible homicidio. 


De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, la detención de los padres, identificados como Jorge E. (34) -sargento de Policía- y Gloria A. (35), fue concretada ayer en horas del mediodía y desde ese momento están a disposición del magistrado Fernando Verón, titular del Juzgado de Instrucción Tres, quien quedó a cargo de la causa. 

Desde el primer momento del hecho y hasta ayer el caso era considerado como suicidio, pero conforme al avance de las pericias y a otras medidas llevadas adelante por los investigadores, la Justicia decidió virar el foco de la pesquisa. 

Pesquisa conjunta

El caso en un principio estuvo a cargo de la magistrada Marcela Leiva, titular del Juzgado Correccional y de Menores Uno, y fue ella quien solicitó una serie de medidas para las cuales también convocó al personal de la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (Saic). 

En este contexto, según se pudo saber, durante la jornada del jueves el equipo de la Saic trabajó en la vivienda del barrio Cocomarola Oeste donde ocurrió el hecho y lo hizo en forma conjunta con el personal de la División Científica de la Unidad Regional X, lo cual fue resaltado por las fuentes, ya que permitió obtener resultados muy importantes. 

Los resultados obtenidos durante esta intervención, que llevó varias horas, fueron los que derivaron en el giro de la investigación. 
De acuerdo a lo señalado por las fuentes consultadas por este matutino, las conclusiones obtenidas por los peritos no coinciden con el relato brindado por los padres del menor en cuanto a las circunstancias en las cuales se produjo el disparo que terminó provocando la muerte del niño. 

El complejo informe técnico, realizado en base a las improntas, marcas y demás elementos recolectados en la escena del hecho, fue comunicado a la jueza Leiva, quien decidió remitir todo al magistrado Verón, dado que la teoría del suicidio era puesta en discusión y se avizoraba una posible responsabilidad de los padres en el desenlace final. 

“La escena y la evidencia marcan una historia muy distinta al relato inicial de los padres”, graficó al respecto una fuente consultada. 
Fue a partir de ello que Verón quedó a cargo de la causa y al tomar conocimiento del informe, decidió ordenar la detención preventiva de los padres. La causa ahora se tramita como homicidio agravado por el vínculo. 

Se estima que, una vez que se eleven todos los informes y sumarios realizados en el marco del caso, las autoridades citen a los dos involucrados a prestar declaración indagatoria ante el juez. 

Lo que se intenta establecer ahora es si el disparo fue ejecutado en forma intencional o bien si se produjo de manera accidental. 
Algunas pesquisas señalaron que efectivamente en la vivienda se produjo una discusión y estiman que el tiro pudo haberse ejecutado durante un forcejeo. 

Como ya se mencionó, hasta ayer la hipótesis era que el niño había decidido quitarse la vida y en cuanto a las causas de esa supuesta drástica decisión, hubo varias versiones. 

Al principio se habló de una presunta discusión registrada entre sus padres. 
Luego, ante los medios, su madre planteó que la desaprobación de un examen de ingreso a un colegio técnico de su hijo pudo haber sido un desencadenante.

Y, por último, algunos familiares mencionaron cuestiones relacionadas a hechos de bullying sufridos por la víctima en la escuela a la que asistía en el microcentro posadeño. 

En la víspera, la Policía informó que el padre del menor, quien es sargento y prestaba servicios en la Comisaría Tercera, ya fue apartado de la fuerza y se encuentra en situación pasiva. 

Los voceros señalaron que la Dirección de Asuntos Internos de la institución ya había abierto una investigación interna para determinar si el uniformado actuó con negligencia respecto a la tenencia de su arma reglamentaria, ya que de allí salió el disparo que sufrió el niño. 

El drama se había registrado el domingo a la noche, en la vivienda de la familia ubicada en el barrio Cocomarola Oeste de esta capital provincial. 

Fueron los propios padres quienes llevaron al menor malherido al hospital. Allí la Comisaría Tercera tomó conocimiento del hecho ya que tienen una guardia en el nosocomio, pero luego tomó intervención en el caso la Comisaría Decimoprimera. 

(El Territorio)
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas