El jefe de Estado también habló de la crisis de Venezuela y fue contundente: "No soy optimista, no es una democracia, desgraciadamente los ciudadanos están sufriendo mucho y las cosas van de mal en peor".
Macri no desaprovechó la oportunidad para reiterar, este vez ante los líderes empresarios, que el país va "bien encaminado" para ser un "interlocutor mundial". Aseguró que "aprendimos mucho" de nuestras experiencias pasadas y ratificó que su principal compromiso es "reducir la pobreza".
"La economía está cobrando auge, la inflación alcanzó el menor nivel en una década, los salarios se han recuperado, y la pobreza y el desempleo se han reducido", enfatizó.
Para concluir, el presidente Macri aseguró que, luego de "décadas de haber permanecido aislado del mundo", el país entró en "una nueva fase" en la que puede cumplir "un papel significativo a nivel mundial", porque la economía fue "reorganizada" y permitió a la Nación "reencaminarse" y transitar "la vía del crecimiento inclusivo"