De hecho, la explosión produjo heridas leves a varias personas que evacuaron el lugar en medio de una nube de humo que inundó el local que en ese momento albergaba a varios empleados y medio centenar de clientes.
El técnico que manejaba el smartphone fue el principal damnificado, sufriendo quemaduras en una sus manos, y otras siete personas también resultaron heridas, según consigna el diario español El País.
A fines de 2017, la compañía fundada por Steve Jobs reconoció que ralentizaba de forma intencional sus teléfonos "más antiguos" cuando se descarga una nueva actualización con la intención de alargar la batería de los dispositivos móviles y evitar que colapsen.