Noticias
Cargando...

Hipocresías y decadencia: entre las piedras de la vergüenza y los jubilados, rehenes de los políticos



Hipocresías y decadencia: entre las piedras de la vergüenza y los jubilados, rehenes de los políticos

Si hay un texto al que hasta ahora no se le ha dado toda la importancia que tiene es aquel que explicita los llamados Compromisos Comunes que firmaron la Nación y las provincias (salvo San Luis), el 16 de noviembre, sobre la distribución de recursos fiscales. Hay que leerlo muy bien porque ese documento de 22 carillas es el verdadero detonante del escándalo que se desató alrededor de la llamada Reforma Previsional, que en verdad de reforma tiene poco ya que es una Ley meramente coyuntural y no atiende el grave problema de solvencia que fatalmente presentará el sistema jubilatorio hacia el futuro.
La palabra escándalo tiene varias aristas. La más evidente es la triste manifestación sin jubilados que se vio en la calle el lunes pasado, a través de la presencia de los violentos mercenarios de las piedras y las tumberas, quienes se mostraron en la Plaza del Congreso como un ejército de barras-brava con la consigna de meterle miedo a la sociedad (y de paso ahuyentar a potenciales inversores) frente a una Policía que quizás estratégicamente, aunque de un modo muy peligroso, decidió mostrarse en posición de víctima ante tamaña horda.
Pero escándalo es también un término bien apropiado para caracterizar la hipocresía en la que se enredó gran parte de la clase política para manejar un tema tan sensible y hay ejemplos al respecto:
n a) los opositores de izquierda y los kirchneristas más cerriles que ideológicamente estaban apostando a que los mercenarios de la Plaza llegaran al recinto y se suspendiera la sesión, cosa que solicitaron más de una docena de veces con la excusa de una represión que no estaba ocurriendo. Qué cosas hubiesen dicho de las fuerzas de seguridad si los vándalos lograban tomar por asalto el Palacio del Congreso;
n b) también el Gobierno (a quien le corresponde encaminar rápidamente un diálogo más profundo para arreglar de modo sustentable el desquicio de la ANSeS, para que las futuras generaciones se puedan jubilar) y los mandatarios provinciales en yunta porque se fijaron sólo en los números que mejoraban su propio confort y desatendieron la cuestión social inmediata de un sector tan delicado; luego, estuvo el patético kirchnerismo legislativo, que miró para otro lado durante toda la sesión del último lunes poniendo cara de yo no fui sin hacerse cargo del enorme agujero que provocaron las moratorias lanzadas a destajo en sus tiempos de oficialismo o haciéndose los distraídos como si Cristina Fernández no hubiera vetado al 82% móvil o como si sus gobiernos no hubiesen dejado dormir durante años unas 400 mil sentencias firmes o como si no fuese verdad que durante varios períodos los haberes jubilatorios no registraron ni siquiera ajustes similares a la inflación, etc.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas