Noticias
Cargando...

¿Gradualismo o amarillismo?: un cruel adiós a la reputación del BCRA



¿Gradualismo o amarillismo?: un cruel adiós a la reputación del BCRA

En una mañana, el riñón político de este gobierno aniquiló la credibilidad del BCRA para siempre. Aspecto que anticipé en mi última nota, me equivoqué en el timing, creí que no serían tan torpes de hacerlo antes de paritarias, ahora se metieron solitos en la jaula y el peronismo sindical los espera para negociar reforma laboral y paritarias, con expectativas de inflación mega-recalentadas. Hermoso veranito nos espera, Maquiavelo se haría un picnic con nosotros.
Todo el que intenta hacer algo relevante comete errores y ciertamente con el diario del lunes, los argentinos siempre nos ponemos a criticar lo que se pudo haber hecho mejor, esta vez por el equipo a cargo del BCRA. Seguramente, hay aspectos que podrían haberse implementado de otra forma. Con la información de hoy, y si se pudiese volver año y medio atrás, probablemente el BCRA también haría las cosas en forma diferente. Pero lamentablemente, el reloj nunca retrocede y la economía tarde o temprano te pasa factura, como lo hará dentro de unos años con este desequilibrio general que todos preferimos ignorar. El ritmo de la desinflación es muy lento, de acuerdo con el juicio de políticos ignorantes que de esto no entienden nada y su voracidad populista les hizo ya poner freno a un BCRA que, con lo poco que tenía, venía luchando contra múltiples frentes expansivos “a lo Quijote”. Pretender que en ese contexto pudieran tener una inflación de 12% en 2018 lamentablemente a esta altura, se convirtió ya en una utopía. Pero el problema no termina ahí, reconocer una nueva meta ahora en 15% también será otra utopía. La dominancia fiscal extrema nos pondrá muy por encima de ese nivel. Con el formidable keynesianismo que exhibe este gobierno cada día mas cloacal, cada día mas socialista, cada día más tímido y cada día mas amarillo, toda meta sucumbirá frente a una visión de la economía que no reconoce restricciones. A partir de hoy inauguramos el “monetarismo a lo Durán”, así como Bernanke iluminó al mundo con QE, nosotros lo haremos con esta versión marketinera de la política monetaria: duranomics a pleno y a pura encuesta.
Chiste: política monetaria pergeñada por políticos. Escuchar una conferencia de prensa en donde el anuncio de política monetaria lo daban entre el jefe de gabinete y el no ministro de Hacienda, no significa otra cosa que la absoluta sumisión de lo mejor que teníamos en materia económica: el equipo del BCRA, con errores y aciertos. Recordemos que fue este grupo el que evitó una híper en 2016. La absoluta degradación de la política monetaria probablemente sea el primer síntoma de un equilibrio general que no cierra por ningún lado y que refleja a un gobierno que desde que asumió sigue sin definir un plan económico básico. El presidente Macri sólo escucha un keynesianismo miope y mentiroso que promete buenas noticias que nunca llegan y así como nos auguraban una inflación cercana a un dígito finalizando el 2018 aspecto que lamentablemente ya es historia, hoy nos relatan un pintoresco cuento chino que intenta imaginar una economía inviable creciendo sostenidamente por muchos años como si fuéramos China. Olvídense de las mentiras de este pequeño reducto de intelectualismo amarillo que gobierna a este irrelevante terruño, somos nosotros, los argentinos, los que queremos esquivar el sacrificio que exige la cruel realidad en la que estamos y a cambio, simplemente queremos creer que se puede saltar del saqueo a la prosperidad casi por obra de la magia y sin costo, como le gusta al gran Durán. Entonces, ante un gobierno que promete cloacas y rebote en 2018, nos vamos a nublar creyendo que lo peor ya pasó cuando sólo estaremos emparchando a un país que para poder prosperar deberá alguna vez tomarse dos décadas para al menos comenzar a corregir los múltiples frentes que no cierran. Por lo tanto, en asunción, el presidente Macri debería haber concientizado a todos los argentinos del crítico estado macroeconómico en el que asumió al país, pero, por el contrario, en el mundo disneylandezco de Durán, parecería que las malas noticias solo están destinadas al BCRA. Con el mayor de los respetos, el Presidente Macri no fue sincero con los argentinos el primer día en el que asumió la Nación y ahora estamos en esto que vengo llamando The New Nothing, un no plan diseñado por un estratega de marketing en donde políticos y jefes de gabinete toman decisiones de estrategia monetaria, la inefable y redundante Peronia en estado espinalmente puro, ese sabor tan amargo con el que vivimos los argentinos desde hace décadas. Espero que al menos la derrota de hoy les haga reflexionar respecto a un aspecto básico: es imposible tener un banco central independiente con el nivel de dominancia fiscal que exhibe la Argentina, en dicho contexto la independencia es una mera y evidente utopía y bastaba con observar la conferencia de prensa de ayer para darnos cuenta. En el día de ayer se cayó el primer relato M y vendrán muchos otros: la independencia del banco central.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas