Noticias
Cargando...

Mató a una mujer, dos niños y a fin de año podría recuperar la libertad

Mató a una mujer, dos niños y a fin de año podría recuperar la libertad

Cumplidos 20 años de su detención, Pedro Luis Vieyra Duarte (45) inició los trámites para la libertad condicional y su perfil psicológico está siendo analizado por profesionales del Cuerpo Médico Forense, quienes determinarán si está apto para reintegrarse a la vida en sociedad. Así, a fin de año podría volver a ser un hombre libre.

Un dato no menor indica que desde hace un año y medio el hombre goza de salidas transitorias, por lo que cada quince días abandona la Unidad Penal II para visitar a sus parientes en cercanías del Hospital Samic y hasta el momento su conducta fue intachable, no tuvo problemas y siempre regresó en tiempo y forma.

En tanto, desde la cárcel de Oberá comentaron que el recluso posee una conducta ejemplar y realiza tareas de mantenimiento y parquizado.

Pero no siempre fue así. El 28 de octubre de 1997, Vieyra Duarte asesinó a María Cecilia Banchero (29) y a dos hijos de ésta, Julieta (8) y Sebastián Di Liscia (12).

Los menores fueron apuñalados y degollados; la madre fue asesinada a martillazos y cuchilladas. Luego, los tres cuerpos fueron lanzados al pozo de la casa que habitaban las víctimas.

Si bien el primer acusado fue Fernando Zarke (30), concubino de Banchero y padrastro de los tres hijos mayores de ésta, las pesquisas determinaron que el autor material del hecho fue Vieyra Duarte. Pero el asesino no actuó solo y contó con un cómplice impensado, otro niño de apenas 11 años, hijo y hermano de las víctimas.

“En el juicio quedó establecido que los homicidas mantenían una relación homosexual y el menor cumplía el rol activo”, recordó una fuente judicial.

En septiembre de 1998 el mayor fue condenado a prisión perpetua y quedó confinado en la Unidad Penal II. Al ser inimputable, Matías fue trasladado a Buenos Aires, donde tenía parientes y comenzó una nueva vida.

Amistades peligrosas
El horrendo hecho se registró el 28 de octubre de 1997, alrededor de las 21, en la vivienda de calles Tartagal y Goya, Villa Mosquere. Según se estableció, Banchero y Zarke dejaron a los menores en compañía de Vieyra Duarte, quien se había hecho muy amigo del nene de once años.

La mujer y su concubino eran oriundos de Buenos Aires y desde hacía cuatro años residían en Oberá. Banchero tenía tres hijos de una relación previa y con Zarke tuvo otras dos criaturas, las que el momento de la masacre tenían uno y tres años. Esa noche la pareja salió y llevó consigo a los dos más chicos, circunstancia que les salvó la vida.

Según el expediente, Vieyra Duarte ahorcó primero a Sebastián y después a la pequeña Julieta, que dormía en la cama de abajo de la misma cucheta.

Luego instó al menor implicado para que apuñale a su hermanita, tras lo cual el sujeto hizo lo mismo con Sebastián, a quien le propinó varias puñaladas. Luego degollaron a las dos criaturas y las taparon con sábanas en sus propias camas.

Al llegar, Banchero fue ver a sus hijos, que supuestamente dormían, cuando Vieyra Duarte aprovechó para acercarse por detrás y asestarle un martillazo en la cabeza.

La remató a puñaladas y le cortó al cuello, como sus hijos, tras lo cual lanzó los cuerpos a un pozo ubicado en el mismo terreno. La pequeña Julieta aún estaba con vida y falleció ahogada, determinó la autopsia.

Zarke llegó alrededor de media noche y no encontró a su concubina ni a dos de sus hijastros. Comenzó a revisar la casa y se encontró con un baño de sangre.

En los sucesivos interrogatorios, Vieyra Duarte y el menor cayeron en contradicciones y terminaron confesando. Se presume que la dificultad para blanquear la relación sentimental que mantenían fue el motivo por el que cometieron el horrendo crimen
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas