Noticias
Cargando...

Los inversores esperan un carnaval de privatizaciones en Brasil

Los inversores esperan un carnaval de privatizaciones en Brasil

Cuando en un programa de televisión este mes, le preguntaron al ministro de Minas y Energía de Brasil sobre la privatización de la petrolera controlada por el estado, Petrobras, no sabía el revuelo que estaba a punto de provocar.

Fernando Coelho Filho declaró que esperaba una mayor privatización de Petrobras la compañía de electricidad dominante en la cual el gobierno y las entidades estatales tienen una participación con derecho a voto superior a 60% en el largo plazo.
Las declaraciones al día siguiente hicieron subir casi 4% el precio de las acciones de Petrobras, considerada una acción líder, lo cual obligó al gobierno a dar marcha atrás. Los funcionarios salieron a decir que no estaba en agenda la venta políticamente delicada de esa compañía que es fuente de orgullo nacional.
Sin embargo, el episodio sirvió como recordatorio de la popularidad que tiene en los mercados el programa para privatizaciones lanzado este año por el gobierno de Michel Temer, el presidente de centroderecha. Plagada de escándalos de corrupción, la administración está demostrado no estar en condiciones de hacer las reformas fiscales necesarias para corregir un déficit presupuestario cercano al 10%, como cambios en su sistema previsional excesivamente generoso. Por lo tanto, promete privatizaciones.
"En lugar de generar menores gastos o ingresos superiores a raíz de las reformas fiscales, tratarán de obtener una mayor recaudación, aunque sea excepcional, a partir de las privatizaciones. Eso ha ayudado mucho en el ánimo del mercado", comentó Ronaldo Patah, el director de inversiones en Brasil de la firma UBS Wealth Management.
Las promesas gubernamentales de vender una serie de activos estatales, desde la eléctrica Eletrobras hasta rutas, aeropuertos, puertos y ferrocarriles, se han producido en un momento en que el hoy pujante mercado está experimentando sólidos números macroeconómicos. El índice Bovespa subió 27% este año; desde junio registra una pronunciada alza, desempeño que lo ubica en terreno récord. En contraposición, las acciones de Petrobras sólo han registrado un aumento de 8%.
Según una encuesta a economistas realizada por el banco central, Brasil finalmente está saliendo de dos años de profunda recesión, y se prevé que la economía se expanda 0,7% este año y 2,4% el próximo. Algunos bancos, como UBS, prevén un crecimiento de hasta 3,1% en 2018.
La inflación ha caído más rápido de lo esperado a 2,5% interanual en septiembre, por debajo de la meta oficial de 4,5%.
El hecho de haber mejorado rápido los fundamentals económicos compensa en parte la decepción de que el gobierno de Temer no haya cumplido con las reformas prometidas, opinan los analistas. El presidente de Brasil pudo eliminar gradualmente los préstamos subsidiados para el sector corporativo, introducir leyes laborales más flexibles y liberalizar el sector petrolero.
Pero el apoyo del Congreso a su reforma más importante elevar la edad media de jubilación de alrededor de 55 años a 65 se vio debilitado desde que en mayo Joesley Batista, un empresario multimillonario, aseguró que había discutido sobornos con el presidente.
"No creemos que la suposición de que habrá una reforma previsional este año esté actualmente incluida en los precios del mercado", comentó Luiz Cherman, el jefe de estrategia de capital en Brasil de Itaú BBA.
Por el contrario, las acciones están siendo respaldadas por noticias provenientes de las empresas, dado que las ganancias están empezando a sorprender y superan las estimaciones en el primer y segundo trimestre, agregó Cherman. Las tasas de interés más bajas también reducen los costos financieros. El rendimiento de los bonos de referencia a 10 años de Brasil cedió de 5,40% a principios de enero a 4,5% ahora.
"Las compañías durante los últimos dos años, debido a la larga recesión, bajaron los costos enormemente y ahora es el momento de beneficiarse," comentó Cherman,
Las valuaciones no son bajas a 13,8 veces las estimaciones de ganancias a un plazo de 12 meses en comparación con un promedio histórico de 10,9 veces. Pero con la recuperación apenas en su inicio, se anticipa que el crecimiento de las ganancias por acción sea de un sólido 66% en términos de dólares para las acciones brasileñas incluidas en el índice MSCI este año.
También había potencial para el ingreso de dinero fresco, dado que los fondos globales y los fondos especializados de los mercados emergentes tienen baja ponderación a Brasil. Los fondos de pensiones nacionales también tiene una importante infraponderación a las acciones después del período de contracción económica.
Los analistas aseguran que la privatización sólo estimularán estos temas macro más amplios. Hasta el momento, el gobierno logró subastar algunos bloques de exploración petrolera y algunas represas hidroeléctricas. Pero en términos de activos con cotización bursátil, es poco probable que pueda vender más que una participación en Eletrobras antes de las próximas elecciones en octubre de 2018.
"Tratarán de concretar la privatización de Eletrobras antes de las elecciones", declaró Patah de UBS. "Van a tener una agenda apretada". Mientras tanto, aseguró que el mercado se estará concentrando en las acciones cíclicas, como las de las empresas de consumo masivo y las de las instituciones financieras, a la espera de que los préstamos vuelvan repuntar. "Las acciones no son baratas, pero tampoco son caras si nuestro pronóstico económico es correcto y si el mercado hace bien en suponer que el próximo presidente seguirá implementando reformas, sin importar quién sea", agregó Patah.
Si esas reformas al final incluyen una mayor privatización de Petrobras, como prometió Coelho Filho, entonces el mercado podría encontrarse en un repunte más sólido del que espera la mayoría.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas