Noticias
Cargando...

Empresas de EE.UU. temen que reforma tributaria de Trump las perjudique

Empresas de EE.UU. temen que reforma tributaria de Trump las perjudique

El apoyo de las empresas a la reforma tributaria de Donald Trump dio origen a un feroz lobby en el que cámaras de diferentes sectores, desde petróleo hasta bienes raíces, combaten la eliminación de las valiosas exenciones impositivas y rechazan las nuevas exigencias.
En público, las asociaciones empresariales no tardaron en aplaudir la intención del presidente de bajar a 20% el impuesto a las sociedades. Pero los planes diseñados por los republicanos pusieron a la defensiva a los sectores poco conformes.
Las autoridades que fijan las políticas quieren financiar los recortes de impuestos con la eliminación de una infinidad de exenciones y escapatorias fiscales. Sin embargo, cada una tiene su propio club de fans.
Financial Times identificó sectores que temen salir perdiendo con la reforma tributaria.
Petróleo y gas
A esta la industria le preocupa una línea de la última propuesta fiscal republicana que inquietó a muchos sectores: la declaración de que numerosas "exclusiones y deducciones especiales serán eliminadas o limitadas".
Los productores que perforan pozos de petróleo y gas construyeron sus negocios en torno a las exenciones impositivas para los costos de perforación, algo que hace tiempo es criticado por ser considerado una ayuda financiera. Ahora vuelven a estar en riesgo. "En base al precedente histórico, las petroleras saben que pueden ser un blanco muy fácil, incluso entre las autoridades pro negocios", señaló un lobista del área energética. "Temen terminar peor de lo que están ahora".
La exención impositiva más valorada permite a las compañías de petróleo y gas deducir inmediatamente todos sus costos de perforación de sus ingresos imponibles.
Barry Russell, presidente de Independent Petroleum Association of America, que representa a los productores chicos, dijo: "Si bien las alícuotas más bajas son un componente importante de la reforma tributaria, los productores independientes de gas natural y petróleo dependen de las cláusulas de recuperación de capital incluidas en el código impositivo para reinvertir en la economía norteamericana".
Tecnología
Las compañías tecnológicas tienen un inmenso interés en los cambios a la tributación internacional. No sólo hacen muchos negocios reales fuera de EE.UU., sino que han usado su propiedad intelectual para mudar ganancias hacia jurisdicciones que cobran impuestos bajos.
La Casa Blanca y el Congreso están proponiendo que las ganancias internacionales no paguen impuestos norteamericanos y hacer un giro hacia un sistema "territorial" que graba sólo la ganancia estadounidense. Esa sería una gran victoria para las tecnológicas, pero hay dos puntos que las inquieta.
El primero es que los legisladores quieren imponer un tributo excepcional "de repatriación" sobre las ganancias que las empresas norteamericanas mantienen en el exterior para evitar el pago del actual 35%, que debe abonarse cuando ingresan al país.
En su campaña electoral, Trump propuso una alícuota única de 10%, pero un empleado de una cámara empresaria del sector tecnológico sostiene que "se necesitaría una alícuota de un sólo dígito".
El segundo punto negativo para los grupos tecnológicos es la iniciativa de que haya un impuesto sólo norteamericano no es tan clara como suena. Un sistema puramente territorial daría a las compañías estadounidenses incluso más incentivos para mudar sus ganancias al extranjero, por lo que los legisladores deben establecer un disuasivo.
El sector teme que fijen un "impuesto mínimo", que requeriría que las compañías paguen algún nivel básico de tributo por sus ganancias en el exterior aunque reconozcan que ya aportaron a las agencias de recaudación extranjeras.
Bienes Raíces
La industria de las viviendas se ve amenazada no por los cambios en sus impuestos sino las modificaciones en la tributación de sus clientes, actuales y potenciales propietarios. A las constructoras les preocupa que esas reformas puedan elevar el costos de la compra y mantenimiento de una vivienda.
Los republicanos no quieren quitar una de las exenciones al impuesto a las ganancias personales más adoradas en Estados Unidos: la posibilidad de deducir el costo de los intereses hipotecarios del ingreso imponible. Pero sugirieron un cambio que reduciría su uso.
Trump quiere duplicar una deducción estándar que todos pueden aplicar a su ingreso imponible, subirlo a u$s 24.000 para parejas casadas. Robert Dietz, economista jefe de la Asociación Nacional de Constructoras de Viviendas, sostiene que muchas gente elegiría reclamar la mayor deducción estándar por sobre la deducción hipotecaria. Sin embargo, al hacer eso, aumentaría el costo relativo de ser dueño de una vivienda, aunque de eso surja que los contribuyentes tengan un ingreso superior después del pago de impuestos.
Los republicanos también propusieron eliminar una exención al impuesto a la propiedad, que se paga a nivel estado y municipio. Las constructoras se oponen a ese cambio.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas