Noticias
Cargando...

Donald Trump se propuso envenenar el comercio global

Donald Trump se propuso envenenar el comercio global

¿Cuántos comprimidos de veneno se necesitan para matar un acuerdo comercial? Tres, según Donald Trump. México y Canadá están removiendo cielo y tierra para conservar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta). Pero se les acaba la tolerancia a las exigencias de Trump. Es cuestión de tiempo para que el mandatario declare la salida del "peor acuerdo comercial de la historia". La tentación de retirarse de la Organización Mundial de Comercio (OMC) crecerá a medida que transcurra su mandato. Quien piense que el mandatario abandonó su promesa de destrozar el sistema comercial global, no estuvo prestando atención.
Hace un año, era difícil imaginar a Canadá y México uniéndose en contra de Estados Unidos. Trump lo hizo. Uno de los comprimidos de veneno es la exigencia de que el Nafta sea renovado cada cinco años.
El segundo es el requerimiento de que la mitad de todo el contenido libre de impuestos para los autos en Norteamérica provenga de EE.UU.. Eso destruye las cadenas de abastecimiento regionales que armaron las automotrices.
El tercer comprimido de veneno es eliminar el sistema de resolución de disputas, que es lo que les da a los inversores protección contra los incumplimientos arbitrarios de los contratos. Trump construyó su imperio deshonrando contratos. No va a dejar de hacerlo ahora.
Esas tácticas son lo opuesto a la imagen del "arte de la negociación" que creó Trump. Según ese manual, Trump comienza con exigencias extravagantes que obligan a sus contrapartes a mejorar sus ofertas. El acuerdo final es mucho mejor de lo que habría sido si se hubiera comenzado con una táctica realista. Sin embargo, cuando Trump se niega a diluir su escandalosa oferta inicial, surge la sospecha de que nunca quiso llegar a un trato. Ese, de hecho, ha sido su enfoque en casi todas las negociaciones. Las conversaciones del Nafta con Trump están manipuladas para que fracasen. Desde el acuerdo nuclear de Irán, hasta el destino del Obamacare y del programa de inmigración de los "Soñadores", Trump organiza las cosas de manera que otros carguen con la culpa. "No me voy a culpar a mí mismo", dijo esta semana en referencia al Obamacare. La culpa siempre es de otros: del Capitolio, del Departamento de Estado, de la Ciudad de México, de Ottawa
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas