Noticias
Cargando...

De luto y mirando de reojo a Cristina, se reúne el PJ bonaerense

De luto y mirando de reojo a Cristina, se reúne el PJ bonaerense

Lo malo: enfrentar otros comicios a poco de sufrir unas de las peores derrotas en su historia a nivel país. La buena: es una elección que sí o sí ganará un peronista. A mediados de diciembre vence el mandato del electo diputado de Unidad Ciudadana, Fernando Espinoza, aún de licencia al frente del PJ bonaerense, luego de decidir acompañar en la boleta sin el sello partidario a Cristina Fernández de Kirchner. Mañana por la tarde, en la sede nacional justicialista, se reencontrará el Consejo para lamer heridas y definir qué hacer.
Lo primero que deberán consensuar los intendentes bonaerenses es si posponen la interna para el año que viene, como mínimo a marzo. Es una idea que sobrevoló en la previa del 22-O, al punto que quisieron realizar el cónclave el sábado pasado, antes de que se abrieran las urnas. En la no tan lejana época en que gobernaban, la Justicia Electoral en general, y la magistrada María Servini de Cubría en particular, solían avalar con gusto las pretensiones jurídicas partidarias. Ya no: el péndulo político cambió para todos.
Sea en diciembre o más adelante, la pulseada por la sucesión de Espinoza ya comenzó. Como contó este diario, hay algunas variantes: desde la opción continuista, con el otro 50% del doble comando matancero Verónica Magario (49,95% obtuvo su lista de concejales, que la incluían como suplentes), pasando por el lomense Martín Insaurralde (44,96%), o el autocandidateado en sobremesas Gustavo Menéndez (49,68% sacó en Merlo).
Mirando el tablero nacional, con duras derrotas de los presidenciables que quedaban, como el salteño Juan Manuel Urtubey (que ayer presentó su renuncia al PJ local pero no se la aceptaron en una inteligente movida de supervivencia), el desvelo de los caciques bonaerenses es preservar sus territorios para 2019, buscando evitar naufragar en otra marejada de Cambiemos. Ayer hubo foto conjunta entre los mandatarios Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Uñac (San Juan). Tienen en común que asumieron en 2015 y que ganaron el domingo. Con año y medio de gestión, el segundo sentenció como prematuro embarcarse en la futura carrera presidencial.
A falta de un cazador de traidores oficial, rol que supo asumir Mario Ishii en 2009 tras la derrota de Néstor Kirchner (por corte de boleta los Mussi en Berazategui encabezarían la lista de sospechosos), ya comenzaron las intrigas palaciegas. "Hay algunos que estarían más cómodos con (la gobernadora) María Eugenia Vidal", conjeturan los más asiduos visitantes al búnker cristinista del Instituto Patria.
En la previa de la cumbre, sin hablar de autocrítica, un sector de los intendentes llevará la propuesta de legalizar la sociedad con Unidad Ciudadana, ya que en lo formal el PJ bonaerense fue la base jurídica de la candidatura de Florencio Randazzo. "A nivel país, con las listas que la tenían como referente, Cristina sacó cinco millones de votos, contando los tres millones suyos. Es la única opositora que quedó en pie a pesar de la derrota", es la lectura.
Sacando la desconfianza mutua, el objetivo de los jefes comunales es el mismo: la supervivencia. Por eso los preocupa la posibilidad de llevar un candidato muleto en 2019. La tracción de los votos en las boletas suele ser de izquierda a derecha: sin un presidenciable competitivo, el peronismo provincial podría reducirse a su mínima expresión desde 1983
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas