Noticias
Cargando...

Cataluña busca alternativas a un probable fracaso del referéndum

Cataluña busca alternativas a un probable fracaso del referéndum

Es 2 de octubre de 2017. Cataluña se despereza en el primer día de una nueva era. Por el horizonte no amanece la Arcadia feliz del independentismo, sino un anticiclón llamado España. Nadie ha tomado el Palacio de Invierno, ni la Delegación del Gobierno. No se consuma la insurrección. La realidad, tan tozuda como siempre, recarga un ambiente de por sí denso. Más que la resaca, cunde el síndrome post traumático: tanto todo para nada. No se vislumbra la Cataluña mágica que inventaron los defensores del golpe de Estado. Hoy, que es lunes, el blue Monday del soberanismo, comienza a desmadejarse la fábula del independentismo. La gran maraña. La Justicia, que es la única más ciega que ellos, ha vencido la batalla.
Fuera de las trincheras, tras los restos del naufragio, se adivinan elecciones autonómicas. Ésa es la única salida. Y ahí, como bien señaló Marta Pascal, coordinadora del Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT), "huele a tripartito de izquierdas". Comienza hoy un octubre rojo, pero no el de la Revolución Rusocatalana que ambicionaba la CUP, sino el de una nueva etapa, forzosamente más prosaica, en la que a los secesionistas sólo les quedan dos opciones: insistir en las elecciones plebiscitarias y ser condenados de nuevo al Tártaro de la ilegalidad, o plegarse a unos comicios ordinarios y buscar una nueva cuota de autogobierno, desde la izquierda. Por ejemplo, ser una nación dentro de otra nación, si triunfan las tesis borgianas de Pedro Sánchez.
En ambos casos, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras quedarían fuera de juego. Ya lo están. Su inhabilitación, pendiente o consumada, dejaría al PDeCAT y a la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) sin líderes naturales para el proceso electoral. Tampoco emergería Carme Forcadell, que se enfrenta, como el presidente, a penas de cárcel. Todo el Gobierno quedaría en el limbo político en el que ya viven Artur Mas y Joana Ortega. ¿Cómo han llegado hasta allí? Actuando "anticonstitucionalmente".
En el cul de sac en que ha encallado la pantomima secesionista resuena el eco de El Guerra: "Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible". Esa frustración la sufre ahora en sus carnes la derecha convergente, antaño hegemónica en Cataluña y ahora relegada al quinto o, con suerte, cuarto puesto electoral.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario