Noticias
Cargando...

La guerra comercial que Trump prometió al Nafta no es lo que se esperaba

La guerra comercial que Trump prometió al Nafta no es lo que se esperaba

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte no es tan drástica como las amenazas que lanzó el actual presidente de Estados Unidos en su campaña electoral.
La transcripción de la conversación telefónica del presidente Donald Trump con el presidente Enrique Peña Nieto dio lecturas fascinantes, especialmente a la luz de lo que realmente ha ocurrido entre Estados Unidos, México y su socio de libre comercio norteamericano, Canadá, desde aquella llamada telefónica en enero pasado. No es una buena noticia, pero es una historia que podría haber sido peor.
En lugar de imponer el pago tarifas a los productos mexicanos, como amenazó durante la campaña del 2016 y la conversación con Peña Nieto, Trump accedió a entablar el diálogo, cuyo objetivo es actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y no desecharlo, como también lo dijo en varias ocasiones. Lo que es más, las partes han establecido un calendario de negociación acelerado, con la primera reunión programada para el 16 de agosto en Washington.
Los objetivos de negociación específicos que la administración Trump estableció en un informe del 17 de julio al Congreso fueron en muchos aspectos necesarios y apropiados. El Nafta está funcionando como se diseñó, pero cualquier pacto comercial de un cuarto de siglo podría usar modificaciones para adaptarse a las nuevas realidades. Es razonable, por ejemplo, buscar nuevos conocimientos sobre el comercio digital de bienes y servicios y sobre flujos de datos transfronterizos, como proponen los objetivos de Trump.
Los veteranos de las negociaciones sobre el Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP), que Trump criticó, señalaron similitudes entre el enfoque esbozado en el documento del 17 de julio y lo que se había logrado en las conversaciones del TPP. Pero si la hipocresía, o reinventar la rueda, es el peor pecado que Trump comete en el comercio, el mundo respirará un suspiro de tranquilidad.
Por desgracia,la administración también especificó que el déficit comercial con México y con Canadá (auqnue menor) se redujera como resultado de las conversaciones, lo cual no es posible y no sería necesariamente deseable. Posiblemente aún más contraproducente serían los objetivos de Trump que incluyen la eliminación del denominado mecanismo de resolución de disputas del capítulo 19, que crea un foro especial basado en el Nafta para desafiar las afirmaciones de un país miembro de que otro está vendiendo exportaciones por debajo del costo.
Esta comprobación contra los litigios potencialmente proteccionistas presentados por las industrias estadounidenses en los foros de los Estados Unidos fue la condición previa de Canadá para unirse al acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Canadá sobre el cual se construyó el Nafta; y es una razón por la cual las exportaciones de Canadá y México son mucho menos probables que las de otras naciones que enfrenten obstáculos en los Estados Unidos.
Eliminar el Capítulo 19 probablemente sería algo que rompería el acuerdo para Canadá. ¿Y por qué Trump buscaría su eliminación? Después de todo, como dijo en esa llamada con Peña Nieto, "Canadá no es un problema (...) hemos tenido una relación muy justa con Canadá, ha sido mucho más equilibrada y mucho más justa". Tal vez se refiere a la propuesta como una moneda de cambio, para ser negociada por alguna otra concesión más valiosa.

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas