Noticias
Cargando...

Grieta británica: el Banco de Inglaterra bajo fuego por estimar el costo del Brexit

Grieta británica: el Banco de Inglaterra bajo fuego por estimar el costo del Brexit

Jorge Lanata no vive en el Reino Unido, ni PPT tiene su versión inglesa de "Journalism For Everybody", pero su idea de la grieta entre dos posturas políticas y económicas antagónicas resulta cada vez más de actualidad. Es que el referéndum que confirmó la salida del país de la Unión Europea (el famoso Brexit) está generando una verdadera división.

La última víctima de esta histeria colectiva entre defensores y detractores de la separación del Reino Unido de la UE es el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Mark Carney, acusado de impulsar una campaña del miedo para evitar que el país cumpla con el mandato surgido tras la votación de 2016.

Lo que hizo recientemente el BoE fue nada más que publicar un documento sobre su última reunión del Comité de Política Monetaria, en la que advertía respecto de las consecuencias del Brexit sobre la economía y las finanzas británicas. Pero un informe como éste, que en otras circunstancias hubiera sido considerado como políticamente neutro, hoy es visto casi como un panfleto pro UE.

¿Qué herejía cometió el máximo organismo monetario? Confirmar lo que todos ya saben, menos quienes insisten en alcanzar un Brexit completo o duro. Que el desacople del continente no va a salir gratis, por más que muchos insistan en minimizar el costo. Y eso mismo fue lo que hizo el BoE la semana pasada, al explicar por qué mantenía sin cambios por un tiempo más la tasa de interés de referencia.

"La velocidad de la economía británica se desaceleró. Las incertidumbres alrededor del Brexit pesan sobre las decisiones de las empresas y las familias y afectan al mismo tiempo a la oferta y la demanda", explicó Carney en la conferencia de prensa posterior a la publicación del informe del BoE. El combo descripto por el organismo no es alentador: cae el poder adquisitivo de los consumidores, crece la tasa de inflación, la libra esterlina se deprecia y las perspectivas de crecimiento del PIB se reducen. Todo esto justificaría, a los ojos del BoE, que la tasa se mantenga en el mínimo histórico del 0,25%, justo cuando se cumplen 10 años del inicio de la crisis subprime que afectó profundamente a la economía británica, pero también al resto de Europa.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario