Noticias
Cargando...

Con Afganistán, el presidente de EE.UU. cedió ante los generales



Con Afganistán, el presidente de EE.UU. cedió ante los generales

No hay dudas de que el presidente Donald Trump heredó una mala carta en Afganistán. La guerra más larga de la historia de Estados Unidos probablemente sea imposible de ganar. La historia militar rusa, y antes que eso, la británica, indicaba lo mismo incluso antes de que George W Bush invadiera hace 16 años inmediatamente después de que se produjeran los atentados terroristas del 11 de septiembre en suelo norteamericano.
Y sin embargo, como era de esperar desde el ventajoso lugar de la Oficina Oval, Trump encontró que las consecuencias de huir eran demasiado graves como para considerarlas. Hacer eso, tal como dijo el lunes en un discurso sobre su estrategia con Afganistán, "crearía un vacío que instantáneamente ocuparían los terroristas, incluyendo Estado Islámico y al-Qaeda". Sería repetir el error que cometió la administración Obama cuando se retiró prematuramente de Irak en 2011, lo que le permitió al Estado Islámico tomar territorio que EE.UU. y los soldados iraquíes habían ganado derramando tanta sangre. Desde una perspectiva política local esa posibilidad es insostenible.
Por lo tanto, después de haber prometido en la campaña electoral poner fin a la guerra en Afganistán y evitar ene el futuro ese tipo de participaciones en el extranjero, Trump acató el consejo de sus generales y dio un giro. Lo hizo con duras advertencias para Pakistán, país al que acusó de albergar terroristas, sentir un amor condicional por el asediado gobierno de Afganistán, y tener un vago plan para reforzar a las fuerzas especiales -compuestas por cerca de 10.000 personas- que ahora están en servicio activo para entrenar y ayudar al ejército afgano.
No hay nada en todo esto que cambie los términos o las circunstancias estratégicas de la participación de EE.UU. en Afganistán de manera significativa. Éstas son todas tácticas que ya antes se probaron y demostraron ser ineficaces. Sin embargo, Trump formuló sus planes para anular el legado de Barack Obama. A diferencia de su predecesor, se negó a establecer un cronograma para la intervención. Tampoco se trata de construir una nación. Se trata de matar y derrotar a los terroristas.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas