Noticias
Cargando...

Las cuentas externas suman 17 meses seguidos de saldo negativo

Las cuentas externas suman 17 meses seguidos de saldo negativo

Tras la salida del cepo, todos los meses cerraron en negativo. Financiamiento con deuda, tipo de cambio atrasado y boom de turismo en el exterior explican el fenómeno
Tras dieciséis meses consecutivos de déficit, la cuenta corriente cambiaria volvió a cerrar en rojo, esta vez con un resultado negativo de u$s 1521 millones. La salida de dólares por turismo y el pago de intereses de deuda fueron las principales vía de salida en junio. Lo asignan a una política fiscal laxa financiada con deuda y una política monetaria dura.
La última vez que estas cuentas cerraron con signo positivo fue en enero del año pasado, con los efectos de la salida del cepo cambiario y la consecuente devaluación. Pero desde febrero de 2017, la cuenta termina con saldo deficitiario.
En junio, la cuenta de servicios terminó con un saldo negativo de u$s 740 millones; mientras que la que está relacionada con el turismo registró una caída de u$s 873 millones.
Al mismo tiempo el ingreso primario terminó con un saldo de u$s 1189 millones, gracias a las salidas netas a causa del pago de intereses de u$s 970 millones (el 90% a cargo del Gobierno) y por la remisión de utilidades de las empresas extranjeras por u$s 214 millones.
Si bien las transacciones de bienes dieron positivo, no llegaron a estar ni cerca de compensar: ese balance dio un ingreso de u$s $ 373 millones, como consecuencia de cobros de exportaciones por u$s 5693 millones y pagos de importaciones por u$s 5320 millones.
Para Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres, el dato es fiel reflejo de la dinámica de los últimos meses: "La cuenta corriente suele tener signo deficitario. Si a vos te entran u$s 30 mil millones, como sucedió en los últimos meses, y no logran acumularse en reservas, esos dólares terminan en algún lado", dijo y añadió. "Como el Banco Central tiene la política de dejar el tipo de cambio flotante y no puede hacer frente a tanta compra de divisas, esos dólares van a parar básicamente al gasto corriente de las provincias y viajes al exterior".
Por su parte, el director de Analytica, Rodrigo Alvarez detalló: "El deterioro de la cuenta corriente es producto de la combinación de varios factores. Por el lado del comercio de bienes se destacan la apreciación del tipo de cambio real y la débil recuperación de Brasil que no dejan lugar a un repunte significativo de las exportaciones. Por su parte las importaciones crecen a tasas elevadas de la mano del repunte de la economía local que tracciona las importaciones de bienes de insumos y también de bienes de consumo. Asimismo, la reactivación de la inversión ha significado un fuerte crecimiento de las compras de bienes de capital".
A excepción de enero de 2016, todos los meses desde agosto de 2012 presentaron el mismo comportamiento. "Esto no es nuevo. En una economía sin cepo, se pone en evidencia su incapacidad para generar más dólares que los que se consume. Este déficit se financio durante el kirchnerismo con reservas y ahora se está financiando con deuda", señaló el economista Ramiro Castiñeira.
Los analistas consultados por El Cronista coinciden en que el rojo de la cuenta corriente cambiaria no será corregido en los próximos meses. Álvarez advirtió: "La cuenta corriente es un reflejo de las inconsistencias del programa económico una política monetaria dura con política fiscal laxa puede llevar a un deterioro muy acelerado de las cuentas externas".
Su consultora prevé para este año que el déficit alcance puntos del PIB. "Este sería el peor resultado de las cuentas externas desde 1999 y es un llamado de atención para las autoridades a cargo de la política macroeconómica", alertó.
Por otra parte, Castiñeira dijo: "Como esta es una situación que se fue gestando año a año, no puede resolverse de un momento a otro, sin un colapso en el consumo".

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas