Es decir, un ataque en regla contra el empleo de millones de argentinos que no podrán reinsertarse en el mundo laboral dado que apertura total la economía a las importaciones, como también propone el organismo, llevaría a la bancarrota a la industria nacional.
De hecho, la OCDE reconoce el problema al advertir que el Gobierno deberá "proteger a los trabajadores con seguro de desempleo y con programas de capacitación, en lugar de con regulaciones laborales estrictas".
Al hablar de “regulaciones laborales estrictas”, el organismo multinacional habla de los derechos laborales adquiridos por los trabajadores durante el último siglo; es decir, recomienda a una reforma laboral a la brasileña, donde aquellos derechos fueron conculcados con la última reforma.
En línea con ello, la OCDE también recomienda "alinear la edad de retiro de las mujeres con los hombres", lo que implica subir la edad jubilatoria de las mujeres a 65 años…