Noticias
Cargando...

El suicidio de un adolescente destapó un largo y complejo drama familiar

El suicidio de un adolescente destapó un largo y complejo drama familiar
Hasta aquí nada permite asegurar fehacientemente cuáles son los motivos que lo llevaron a tomar tan drástica decisión, pero en el velorio del joven comenzaron a surgir acusaciones cruzadas entre los familiares, vecinos e integrantes de la comunidad educativa.

Por un lado, los docentes señalan que Williams sufría de violencia en seno de su hogar por parte de la pareja de su madre, otro joven de 28 años.

Por el otro, su familia afirma que se encontraba depresivo debido a que no podía visitar a su hermanos, quienes actualmente viven en distintos hogares convivenciales.

En diálogo con El Territorio, Carina Melgarejo, hermana de Williams, aseveró que hay muchas mentiras en cuanto a la historia del joven.

“Se dice que él era un joven golpeado y que incluso tenía marcas en el cuerpo. Eso no es cierto. La gente inventa. Si él sufría de violencia, se hubiera ido de casa, ya que tenía muchos amigos a los que pedir refugio”, analizó.

Carina -que por esos días tiene la marca de un golpe en la cara pero aseguró que no tiene nada que ver con su contexto familiar- recordó los últimos momentos que vivió junto a su hermano. “Él estaba un poco raro, se encerraba en la pieza con el celular y pasaba horas allí”, dijo.

Y brindó más detalles sobre la fatídica jornada del 20 de junio: “El día de su muerte estaba muy amable y atento con mi mamá, incluso le sirvió la comida. A la tarde, cuando mi hija sale al patio, lo encuentra”.

Infancia signada por la ausencia
La historia de Williams es mucho más complicada. Era el varón mayor de un total de siete hermanos. Desde hace más de un año, convivía con su madre y Carina.

Antes de eso, junto a otros tres hermanos transitaron distintos hogares de jóvenes y niños de la ciudad e incluso de Eldorado.
Justamente de este último destino se escapó para emprender un fatigoso viaje a pie para llegar hasta la casa de su progenitora.
“Él decía que ya era grande, que tenía mamá y que no había un porqué para seguir en los hogares”, indicó Melgarejo.

Hoy, junto a su madre, reclama que las autoridades judiciales les permitan visitarlos.

“Hace más de seis años le pedimos a la jueza Carmen Bertolotti y a la defensora oficial Patricia Esperanza que nos permita ver a mis hermanitos y siempre hacen oídos sordos”.

El recuerdo de sus profes
Distintos docentes del CEP 6 destacaron que Williams era un joven participativo y buen compañero.

“Desde la escuela tratábamos de estar cerca, ya que el daba a entender que sufría golpes por parte de su padrastro”, señaló un profesor que se sentía muy cercano al joven.

En esa misma línea, recordó que participaba, además, en talleres de danza que se realizaban en contraturno.

La casa de estudios después de lo sucedido con el joven que cursaba el segundo año, comenzó a trabajar en jornadas de concientización con la asociación civil Defender la Vida.

Caminó desde Eldorado hasta Posadas
“El decía que ya era grande, que tenía mamá y que no había un porqué para seguir en los hogares”, señaló Melgarejo al recordar el regreso de su hermano a la casa materna.

El hecho ocurrió hace más de un año y para ello el joven abandonó el hogar en el que se encontraba en Eldorado, y caminó durante dos días hasta arribar a la capital provincial.

“Cuando volvió tenía todos los pies ampollados de tanto caminar”, destacó.

Carina no supo explicar por qué sus hermanos terminaron al resguardo de la Justicia. A su entender, su madre no era adicta, como tampoco prostituta. “Si hay algo que le puedo reprochar a mi mamá es su ausencia y que no supo manejar nuestra crianza. Quienes teníamos ese tipo de problemas éramos yo y mi hermana”.

Por ello, insistió en su deseo de poder visitar a sus hermanos y ayudarlos a salir adelante, y apuntó a las autoridades judiciales que -sostiene- niegan sus pedidos.

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas