Noticias
Cargando...

Crían gallos para riñas altamente promocionadas

Crían gallos para riñas altamente promocionadas

A pesar de que la actividad está prohibida por ley, en varias puntos de la provincia siguen criando gallos de riña y organizando eventos, algunos de los cuales se promocionan por Facebook. 

Se trata de una costumbre tan arraigada como sangrienta, ya que los gallos salen a luchar con púas o espuelas de acero amarradas a sus patas para ocasionar el mayor daño posible. 

Así, ante las evidentes pruebas que se observan por la red social, llama la atención la pasividad de las autoridades encargas de hacer cumplir las normas.

Uno de los criadores fue identificado como Juan Carlos O. (33) y en su perfil de Facebook aparece con gallo de riña campeón. "Este es un Tyson chiquito, es una máquina", detalló en la foto de un animal enjaulado, previo a una pelea.

Según averiguó El Territorio, el sujeto estaría al frente de la organización de peleas clandestinas en la localidad de San Martín. La actividad se realizaría los fines de semana en la chacra de Américo B., familiar del citado. También comparte fotografías explícitas de los eventos. 

En torno al juego se manejan apuestas que se realizan a viva voz entre los dueños de los gallos y los asistentes, quienes exhiben sus billetes para que el contrincante acepte la apuesta. También es habitual la venta y consumo de alcohol sin ningún tipo de control. 

Un conocedor del entorno, precisó que son usuales las riñas en Oberá, Campo Ramón, Guaraní, San Martín y Alvear, entre otras localidades. 

"En la colonia hay mucha gente que sigue las riñas por tradición, más en los pueblos chicos. Pero es un negocio y a muchos les conviene, si hasta cobran la entrada", argumentó la misma fuente. 

Complicidades 
El submundo de las riñas de gallos constituye una verdadera red dedicada a la cría y venta de animales, de la que participan desde jornaleros hasta profesionales y empresarios.
Incluso, uno de los referentes de la actividad en Oberá es un suboficial retirado de la Policía, quien durante décadas crío cientos de gallos en su propia casa, en Villa Blanquita. 

En la zona todos conocen las actividades del ex uniformado, al punto que los apodaron "el policía de los gallos". 

Asimismo, en agosto del año pasado el allanamiento de una chacra donde se realizaban riñas de gallos, apuestas clandestinas y venta bebidas alcohólicas, puso a los investigadores tras la pista de una organización que tendría aceitados contactos con policías de la zona Centro. 

En ese momento surgió el nombre de un suboficial que prestaba servicios en jurisdicción de la Unidad Regional VI de Leandro N. Alem y es hijo del propietario de la propiedad allanada. 
Por los elementos secuestrados en la ocasión, los investigadores consideraron que la actividad se desarrollaba en el lugar desde larga data. 

Miel y doping 
En tanto, desde 1986 la Ley Nacional 14.346 prohíbe las riñas de gallos, aunque la práctica persiste y muchos animales terminan ciegos, mutilados o mueren. Ocurre que las peleas concluyen cuando uno de los contendientes muere o queda tan mal herido que deben sacrificarlo. 

También en Oberá existen "riñeros" y en varias ocasiones vecinos del barrio Caballeriza expresaron su preocupación por una riña de gallos que los fines de semana genera discusiones, peleas y heridos, todo ante la indiferencia de las autoridades policiales que hacen caso omiso a los reclamos de los habitantes del barrio. 

Según los testimonios recogidos, el lugar de encuentro es una propiedad situada sobre calle Finlandia, donde los fines de semana se observa un gran movimiento.

"No sólo apuestan, toman y pelean", comentó un vecino. Precisó que la riña se realiza en un galpón situado detrás de la vivienda de material del propietario del terreno, donde cada fin de semana se produce la matanza de los animales. 

En el barrio aseguraron que el organizador de las riñas maneja las apuestas y está en el negocio de la cría y venta de gallos peleadores. Contaron que antes de los combates los alimentan con zanahoria y miel para que los animales tengan más fuerza, aunque también existiría el doping con otro tipo de sustancias.

Del otro lado, los defensores de esta competencia argumentan que los gallos de riña "pueden morir si no pelean", ya que "nacieron para eso", como mencionó un fanático que solicitó la reserva de su identidad.

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario

Màs Leidas