“Yo quiero que voceros, líderes y productores del campo sean próximos diputados de la Constituyente. ¿Me van a acompañar?”, preguntó Nicolás Maduro dirigiéndose a unas vacas que estaban en la exposición Venezuela Producción Soberana. 
“¿Me van a apoyar en la Constituyente o ustedes quieren guarimba [calificativo que usa el Gobierno para definir las protestas opositoras]? ¿Ustedes quieren violencia? ¿Ustedes quieren muerte? Los que queremos paz y vida vamos a la Constituyente”, dijo Maduro agachado y frente al  redil, donde se hallan los animales y cuatro trabajadores. 
El insólito momento provocó polémica e incluso muchos salieron a decir que el mandatario estaba "mal de la cabeza". No es la primera vez que Maduro protagoniza un particular episodio con animales; cuando era candidato oficialista a las elecciones sobrevenidas de abril de 2013 dijo que el espíritu de presidente Hugo Chávez se le había aparecido en forma de un pajarito mientras oraba en una capilla.