Noticias
Cargando...

Importaciones profundizan la crisis en las fábricas de autopartes

Importaciones profundizan la crisis en las fábricas de autopartes

El mayor ingreso de piezas del exterior y el reemplazo de modelos populares por otros de menor demanda impiden a los autopartistas mejorar sus perspectivas
En el plano externo, la crisis política que nuevamente atraviesa el país vecino podría frenar las exportaciones de piezas para la producción automotriz ya que se espera que la incertidumbre por la renuncia o no del presidente Michel Temer termine por afectar nuevamente a la industria automotriz de ese país que se había recuperado en el primer trimestre. Ese dato político se suma a que dicha reactivación productiva tampoco se tradujo en mayores ventas de autopartes locales al mercado brasileño.
De hecho, un informe de la consultora IES revela que la balanza comercial con el mayor mercado del Mercosur es negativa, ya que se registró una caída de 6,9% con respecto a igual período de 2016, con un monto de u$s 379 millones. Es decir, que se importa más de lo que se le exporta. Es más, el país del aún presidente Temer continúa siendo el principal origen de productos, al captar el 27,5%. Lo siguen China con el 17,4% y los Estados Unidos, 9,5%. Y si bien en los primeros meses, la industria automotriz del país vecino dio indicios de mejoras, las ventas a dicho mercado se mantuvieron casi estables, con una escasa suba de 2,7%.
Una cifra exigua considerando que Brasil es el destino exportador por excelencia de autopiezas con una participación del 54,2% en el primer trimestre de 2017, seguido por los Estados Unidos, con un 7,9%.
En cuanto al plano doméstico, el escenario también se muestra incierto para los autopartistas nacionales. En especial porque advierten que las terminales están reemplazando modelos de fabricación masiva y de mucha demanda por unidades más caras. "La salida del mercado de modelos líderes como lo fueron el Clio de Renault y el Classic de Chevrolet, será difícil de compensar en el corto plazo, dado que los modelos que se encuentran actualmente en línea de producción son de menor demanda que los mencionados previamente", advierte el informe. En este sentido, el trabajo asegura que durante los primeros tres meses del año, las ventas del sector alcanzaron los u$s 947 millones, 6,7% por debajo del valor de igual período de 2016. "De esta manera, continúa la tendencia negativa que sufre el sector desde hace cuatro años, ya que, durante 2016 se produjo un descenso del 13% interanual, al alcanzar ventas por u$s 4173 millones", recuerda el documento de IES.
En este sentido se remarca la pérdida de competitividad por la suba de los costos salariales y de los insumos en dólares en los últimos años como factores que dificultaron "seriamente" la posibilidad de competir con el resto de los países del mundo. Otra de las trabas con las que se enfrenta el sector es el de la competencia adicional que proporcionó la flexibilización del flujo comercial.
Es decir, de las importaciones que además de permitir un mayor ingreso de autopartes extranjeras y de modelos terminados, generó que los incrementos en las ventas no pudieran ser traducidos en un crecimiento de la producción local. Así, entre enero y marzo, las importaciones de automotores tuvieron una fuerte suba del 47,2% con respecto a igual período de 2016 en términos de unidades. Es decir, del total de las ventas en el mercado interno, el 71% fueron modelos importados y esto a su vez afectó al sector autopartista. "La industria productora de autopartes permanece en baja afectada por el marco recesivo de la industria terminal", sostiene el trabajo.
En cuanto a las perspectivas, se redujeron considerablemente las expectativas sobre el efecto que podría tener la recuperación de la actividad económica en Brasil sobre las exportaciones debido a que el incremento en la producción de autos en el país vecino durante primer trimestre del año no se tradujo en un incremento de la demanda de autopartes argentinas.
"Al igual que en el caso de la industria terminal, el reemplazo en las grillas de producción de modelos con gran cantidad de ventas por otros de menor demanda podría afectar negativamente a la producción y, a su vez, incrementar la dependencia respecto de los mercados externos que serían el destino final de esas unidades", agrega IES que sólo destaca la mayor producción de pick-ups como un dato positivo. En términos de comercio exterior se espera una evolución favorable, aunque las importaciones podrían reducirse mientras permanezca la baja en la producción de la industria terminal.
La expectativa de un tipo de cambio real, que paulatinamente se acercaría a los valores previos a la devaluación de diciembre 2015, no permite pensar en una mejora de corto plazo en la inserción comercial de las autopartes locales.

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario