Noticias
Cargando...

Tras cerrar una planta y despedir personal, ahora Alpargatas recorta turnos

Tras cerrar una planta y despedir personal, ahora Alpargatas recorta turnos

La compañía ya había cerrado una fábrica en San Luis con 170 empleados en 2016 y atraviesa un proceso de achicamiento por caída de las ventas y aumento de las importaciones
Una de las mayores textiles de la Argentina, Alpargatas, eliminó los turnos de fin de semana en su planta de lonas y textiles de la ciudad capital de Catamarca, donde trabajan 200 personas. La compañía, viene atravesando un proceso de "consolidación" por el que en octubre del año pasado cerró una planta con 170 empleados en San Luis.

Luego, en noviembre y diciembre hubo suspensiones y adelantamiento de vacaciones en las restantes unidades productivas, y a partir de febrero, se dispuso discontinuar los turnos que se hacían los fines de semana en Catamarca hasta fines de marzo. "Esto implica un recorte de horas extras para los 200 operarios de esa planta pero conservando los puestos de trabajo", aclararon fuentes de la compañía, propiedad del grupo brasileño J&F.
Según los voceros, las medidas adoptadas por la textil se deben principalmente a "la caída del mercado interno y el enorme aumento de las importaciones, en los sectores de textiles y de calzado".
Alpargatas, fabricante de marcas como Pampero y Topper, posee ocho plantas productivas de las cuales cuatro son textiles y cuatro de calzado. Su personal llega a los 3400 empleados distribuidos en Tucumán, Santa Rosa (La Pampa), Catamarca, Chaco y la provincia de Buenos Aires.
Si bien su crisis va creciendo, en el sector aseguran que no se trata de la única empresa textil que se encuentra afectada por la merma del consumo y la competencia de productos importados. Según datos de la Fundación Protejer, que agrupa a las principales empresas textiles del país, "la actividad se desplomó 25% el año pasado, y dos tercios de esa caída se deben a la baja en el consumo".
Para Jorge Sorabilla, director ejecutivo de la entidad, "a esto se suma un aumento de las importaciones de 7% en textiles en general, y especialmente en productos terminados. En el rubro de confecciones para el hogar (sábanas, toallas, cortinas), el aumento fue de 41% y en el de indumentaria 28%".
De acuerdo al directivo, "hoy se trabaja al 57%, con un 43% de capacidad ociosa, cuando veníamos haciéndolo a un 85% hasta 2015". El sector textil tiene 20.000 unidades productivas, y en la mayoría de ellas se han producido recortes de horas y suspensiones.
"Enero y febrero suelen ser bajos en producción, por lo que ninguna empresa va a tomar medidas drásticas hasta marzo. Ese mes se verá si la actividad repunta", señaló Sorabilla, y agregó que "desde el Gobierno se trata de levantar la actividad, pero será difícil si el mercado interno no repunta".
También sostuvo que "el consumo representa el 75% del PBI industrial del país y el 20% son inversiones, que si bien están llegando para el campo, las energías renovables y algo de obra pública, no alcanzan para contrarrestar la baja de las ventas por caída del salario y del poder adquisitivo".
El sector del calzado, y especialmente el de calzado deportivo del que Alpargatas es el principal fabricante en Argentina, es otro de los castigados del nuevo modelo económico. En 2015, la demanda fue de 33 millones de pares de zapatillas por año, y la oferta de 33 millones.
En 2016 la demanda cayó a 31 millones de pares y la oferta llegó a 37 millones, con lo que se acumula excedente. "A esto se suma un aumento récord de las importaciones, principalmente desde países asiáticos, que se dio en los primeros meses del año, y el Gobierno atribuyó a partidas que ya habían sido aprobadas y quedado frenadas en la aduana", según le dijo Horacio Moschetto, secretario de la Cámara Industrial del Calzado, al programa radial Agenda Pyme.

Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario en la entrada