Noticias
Cargando...

El líder de Podemos arrasa en la interna y ratifica su línea más dura

El líder de Podemos arrasa en la interna y ratifica su línea más dura

Pablo Iglesias logró el 64% de votos ante Iñigo Errejón, el rival más moderado del partido que surgió  con los Indignados.
Triunfo arrasador de Pablo Iglesias sobre su oponente Iñigo Errejón en las elecciones por Internet. El líder de Podemos, en el Congreso del movimiento de ayer, ratificó hoy su línea ortodoxa y pidió “unidad y humildad” a sus partidarios que lo ovacionaron en la madrileña Plaza de Toros de Vista Alegre. Errejón, el gran derrotado, no dimitió de sus cargos claves como Secretario Político y vocero parlamentario. Dejó la decisión a los nuevos directivos aunque pidió que “se respete el mandato de la Asamblea a favor de la pluralidad”.
La decisión más relevante de la militancia era designar la nueva dirección, el Consejo Ciudadano, y los documentos principales que de exponen la ideología y las líneas de acción de Podemos. Iglesias obtuvo el 64,31% de los sufragios y Errejón el 32,72%. La tercera lista de los Anticapitalistas encabezados por Miguel Urban reunió el 2,97%. O sea, 37 consejeros para Pablo, 23 para Iñigo y 2 de los Anticapitalistas.
Pablo fue reelegido por un 89% de votos como secretario general, una posición para la cual contaba incluso con el apoyo de Errejón, los Anticapitalistas y otros grupos. Se trata de un puesto que depende de las decisiones, o sea de la mayoría, del Consejo Ciudadano; por lo que, si hubiera ganado Errejón, “me convierto en un secretario general florero”, como advirtió Pablo Iglesias el sábado para precisar que si perdía dimitiría de su cargo y pondría su escaño de diputado a disposición “de la gente”.
Pese a su fracaso, la militancia reconoció el valor de Errejón quien resultó el tercer dirigente más votado para el Consejo del Ciudadano después de Iglesias y del científico hispano argentino, Pablo Echenique. En los cuatro documentos principales (Político, Organizativo, Etico y de Igualdad) volvió a ganar Iglesias por cifras mayores al 50% y 60%.
Este sólido triunfo le permitirá a Pablo Iglesias controlar el partido con sus tesis políticas y modelo social durante cuatro años más.
“Hay un mandato unánime para este Consejo ciudadano y para este secretario general: Unidad y Humildad”, proclamó Pablo al dirigirse a la asamblea colmada de entusiasmo. Añadió que “vamos a constituir un gran bloque histórico con nuestros aliados para ganar al PP y gobernar España. Seguramente cometeremos muchos errores, es imposible no equivocarse. Pero quiero comprometerme con vosotros a algo: nunca nos equivocaremos de bando”.
Iglesias definió, pensando en una batalla estratégica para llegar al poder, los nuevos retos: la defensa del derecho a decidir, los derechos humanos, “ser los mejores en el Parlamento sin parecernos a la clase política”, continuar con la oposición frontal al PP, ganar las elecciones generales y “gobernar para cambiar España con sus gentes y sus pueblos”.
Después los directivos de Podemos rodearon a Pablo para cantar y corear con la multitud consignas tradicionales como “¡Si se puede!”. Pero en el centro del escenario había un cambio histórico para los e-Indignados, un fin de época. Iglesias abrazó a Rafael Mayor e Irene Mayor, la nueva número dos del movimiento. Iñigo quedo atrás, solo. En el Consejo queda segundo el hispano argentino Pablo Echenique, secretario de Organización y número cinco en la lista. La mujer más votada es la jefa de gabinete de Iglesias, segunda en la lista y número dos del partido después del líder indignado.
Antes de retirarse con su rostro infantil velado por la tristeza, Errejón explicó que “la nueva dirección tendrá que tomar dirección sobre donde estamos los nuevos compañeros que hemos estado en puestos de mayor visibilidad. Ha habido una fuerza que sale con clara mayoría, pero hay un mandato claro de pluralidad. Yo estaré donde se considere más útil. Somos más fuertes cuando somos capaces de integrar”.
Pero los más críticos, como el fundador de Podemos ahora apartado de estructura partidaria, Juan Carlos Monedero no ocultó que Errejón debe ser relegado. “El es quien debe dar un paso atrás”, apostilló. “La decisión la debe tomar Iñigo y no cualquier órgano porque ayudaría a rebajar la tensión”.
A Iglesias, más allá si Errejón deja la Secretaría Política y ser vocero parlamentario, se le planteo una difícil tarea en su nuevo liderazgo político. Tiene que tratar de integrar paulatinamente a la mayor cantidad de militantes y simpatizantes del “errejonismo”. Aunque su victoria fue clara los derrotados suman un 32% del caudal que es una cifra respetable para un movimiento como Podemos.
Share on Google Plus

Canal Cuatro Posadas

Canal 4 cumpliendo 20 años al Aire en Posadas, Misiones.
Publicar un comentario en la entrada